Los mandos de coche de los sistemas de apertura de puerta sin llave siguen teniendo ciertas vulnerabilidades. Así es, se trata de sistemas de acceso más cómodos, pero menos seguros que los proporcionados por las llaves convencionales con mando para coche.

La cuestión surge porque los medios de acceso sin llave no emplean encriptación asimétrica, y es posible que terceros puedan no solo abrir nuestro coche, sino duplicar el código de seguridad. Todo ello se ve corroborado a la luz de las estadísticas. En Londres casi la mitad de los robos de vehículos se cometieron sobre los que contaban con sistema de apertura sin llaves.

Estos sistemas se basan en la instalación en el vehículo de un equipo inalámbrico que es accionado al presionar el botón de la puerta. Este envía una señal al mando que llevamos con nosotros, que es el encargado de verificar nuestra presencia y abrir las puertas. Para que todo ello suceda debemos estar a muy pocos centímetros del coche.

Por la información ofrecida por los especialistas, instalando dos amplificadores de señal, uno junto al coche y otro junto al mando, es posible interceptar y duplicar los códigos. Así, el riesgo es bajo cuando nos encontramos en lugares privados, pero se eleva en lugares públicos y concurridos, como la terraza de un bar, donde es posible que quedemos ubicados a escasos centímetros de personas desconocidas. No es un riesgo muy elevado, no se realizan duplicados cada día, pero si eres propietario de un vehículo con sistema de apertura sin llave, es bueno que tengas constancia de esta situación para que puedas prevenir algún susto.

Por el contrario, los sistemas de apertura de llave con chip inmovilizador solo pueden ser duplicadas por servicios oficiales, como nosotros.

Soluciones para evitar el robo

La solución más radical consiste en guardar el mando en la nevera, ya que esta ejerce el efecto de jaula de Faraday, evitando que llegue a ella cualquier señal. Pero esto no es siempre posible, claro.

La otra solución, más elegante y atractiva, consiste en la instalación de un chip, capaz de medir el retardo entre las señales enviadas entre el mando y el coche, lo que garantiza que el portador del mando se encuentra junto al coche, en el momento de la apertura de puertas.

En cualquier caso, la tecnología relacionada con las llaves del coche sigue evolucionando para hacernos la vida más fácil. Y en E. Giner estaremos al tanto de las novedades para ofrecerte buenas soluciones.