El campo tecnológico es uno de los que más cambios soporta, pues diariamente nuevos avances superan incluso nuestras más extrañas fantasías. Sin suponer algo inimaginable, pero teniendo en cuenta que hace años era algo que pertenecía al terreno de la ciencia ficción, el reconocimiento facial para abrir nuestro coche es, o será pronto, una realidad en toda regla.

De momento, un prototipo

Dos grandes gigantes de la automoción y la informática como son Toyota y Microsoft llevan tiempo aunando fuerzas para hacer posible que disfrutemos de este tipo de sistemas en nuestro vehículo. De momento en pruebas, diferentes cámaras colocadas estratégicamente en el automóvil permitirán a la máquina reconocer a la persona propietaria del modelo en cuestión, lo que hará posible desde la apertura del maletero hasta el arranque del sistema de climatización.

Toda una cuestión de seguridad

Pero hasta que llegue el día en que nuestro coche conozca nuestra cara mejor que nosotros mismos y nos posibilite hacer tareas hasta hace años impensables, los tiros van ahora por continuar avanzando en el perfeccionamiento de las funciones de las llaves con chip.

Gracias a ellas es posible arrancar nuestro vehículo de manera segura. Este mecanismo se basa en la presencia de un chip interno dentro de la propia llave, que mediante un código asociado al mismo, se empareja a una antena local dentro del automóvil. Si ambos códigos coinciden, entonces el coche arrancará, si no, no. Esto supuso hace tiempo un gran avance en los sistemas de seguridad.

Uno de los aspectos que tememos los conductores es perder dicha llave con chip, ya que es posible que el resto de las suministradas por el fabricante no cuenten con las funciones de la principal encriptada. Gracias a soluciones como eginer, que realizan copias de llaves con chip, podemos conducir más que tranquilos.