Desde que hizo aparición la llave electrónica con chip para abrir y arrancar nuestros coches, hemos ganado en seguridad, pero también es cierto que pueden haber averías. Antes el mecanismo era más básico y rudimentario, hoy en día es un sistema cómodo y rápido.

Qué hacer si no funciona el mando de la llave del coche

Nos fijaremos que la pila del mando no está gastada, en cuyo caso, habría que sustituirla por otra igual.

Los contactos del porta pilas pueden estar envejecidos, lo que provoca un óxido que se tiene que limpiar y lijar para que no afecte a la energía que desprenda la nueva pila.

En el caso de que el teclado y la tapa estén sucios, es recomendable lavarlos con un cepillo pequeño empapado en agua tibia y jabón neutro, con cuidado de que no cale el agua por ningún mecanismo.

También puede ocurrir que el mando no esté sincronizado, por lo que ponemos la copia de la llave en bombín de arranque, pero sin hacer contacto. La otra llave la introducimos en la puerta del conductor cerrada y giramos hacia la derecha pulsando el botón. Después hacemos la misma operación hacia la izquierda sin dejar el pulsador y el automóvil se abrirá.

 

Pero en realidad, las caídas suelen ser el daño más común para algunos componentes: alguna rotura interna de soldadura o que se haya desprendido algún elemento electrónico. Para reparar la llave del coche por este motivo hay que tener el material adecuado y estar seguro de qué vamos a realizar la operación de forma correcta, por eso es mejor llevarla a un servicio técnico.

Los golpes suelen ocasionar grietas en algunas zonas de la placa o en las pistas de cobre del circuito. La solución está en unir las separaciones con una soldadura precisa de estaño. Al ser tan pequeños los integrantes del mando, es necesario usar una lupa para tener una mejor visión de lo que se está haciendo. Probablemente, en tu casa no tendrás ni el conocimiento ni todo el instrumental necesario para restaurar una llave o mando en esta situación. Por eso, como decíamos anteriormente, lo mejor sería acudir a profesionales para que nos solucionen el desperfecto.